El cuidado contra el COVID también puede despedir glamour

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest

¿Quién dijo que una novia en pandemia tiene que volverse básica? Si alguien te recomienda eso, es que no conoce a los proveedores adecuados. Yo me comprometí, hice la planificación de mi boda y me casé en plena pandemia, ¿y saben qué? Lo volvería a hacer tal cual un millón de veces.

Una vez que elegí mi vestido de novia, continué con los detalles nupciales que debía llevar. Me enfoqué en perder peso, y en Luna Blanco le hicieron varias modificaciones al vestido porque debían reducir medidas. ¡Eso es lo importante de acudir a un atelier que cuente con un taller propio!

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

La semana antes de la boda hice mi checklist y tenía todo cubierto:

  • Zapatos: listo
  • Tocado: listo
  • Aretes: listo
  • Algo azul, algo prestado, algo usado: listo
  • Peinado y maquillaje: más que listo
Foto Fuente: The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

Perfect, todo excelente, lista para descansss… ¡Oh, no! Por los nuevos protocolos debo portar una mascarilla, ¡no hay forma que compre cualquiera solo para salir del paso!… Y ahora, ¿cómo lo soluciono?

En ese momento, me sentí como Samantha en Hechizada porque bastaba con hacer una llamada para tener la solución.

  • Vane: Verito, ¡estoy en medio de una crisis!, no consideré la mascarilla y falta nada para la boda.
  • Vero: Vane, Vane, ¿cómo estás?, Ay Vane, Vane, qué falta de confianza, ya tenemos tu mascarilla lista, con la misma tela de tu vestido y triple forro para cuidarte del virus. Le hicimos un bordado bello con la misma pedrería; así que, te verás increíble. ¡Date un baño de burbujas y descansa!

Dios, ¡cómo amo a esa mujer! Su segundo nombre debería ser SOLUCIÓN. Ella prevé todo antes de que a la novia se le pase por la mente. ¡Es una genio!

Como se imaginarán, mi admiración por ella creció muchísimo más y me volví devota total. Hasta ahora sigo pensando en mandarle a hacer estampitas y repartirlas a todas las novias habidas y por haber, porque en serio, Vero hace milagros.

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

Un aplauso por todo ese coeficiente intelectual que nos saca de apuros.

Por: Vanessa Barreda Montoya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *