El mejor catering para bodas de la historia

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest

¿Qué es lo que crees que disfrutarás más en tu boda? Definitivamente la ceremonia, porque te estás uniendo a tu pareja en alma, vida y corazón. Si bien es cierto, todos los detalles importan, ¿qué crees que disfrutarán más tus invitados? La respuesta es fácil. Indistintamente de quién sea, el catering. Sabes ¿por qué? Si tu matri termina en una fiesta espectacular, no todos aman bailar, y si es un cocktail más elegante (como el de nuestra boda), lo que sí enloquece a todos, es disfrutar una mesa perfecta de quesos y dulces.

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Miguel Ángel Bodas

No calculan cuánto tiempo estuvimos evaluando hasta el más mínimo detalle para que “The Vogue Wedding” sea una experiencia completa para las personas que nos acompañaron. El peso que tienen en sus hombros los novios, durante la planificación del día más increíble de su vida, es inmenso y en algunos casos, hasta agobiante.

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

Encontrar al proveedor ideal y fallar en el intento tantas veces, porque algunas empresas no son lo que aparentan o te quieren cobrar 10 veces más por un servicio incompetente, te produce ganas de jalarte los pelos. ¡Y conste que no lo digo por desprestigiar a ninguna marca! (por eso no menciono nombres), pero he visto de cerca “productoras integrales” que son un cero a la izquierda y te cobran una millonada. Con esa “calidad” yo me sentiría realmente estafada.

¿Por qué me siento en la obligación de hacer este contraste? Porque el catering de mi boda fue un millón de veces mejor que lo planificado y me habría encantado que alguien me recomiende desde el inicio a Brisa Producciones para evitar tantas reuniones en vano con proveedores y tantos tropezones.

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

Tania es la mente creativa detrás de Brisa, y tiene un equipo de trabajo de ensueño, al que fui muy feliz de conocer. Estuve horas de horas navegando en su Instagram para apreciar cada uno de los detalles en las diferentes temáticas de boda que ha trabajado, y sus mesas eran diez niveles más que espectaculares.  

Hicimos clic al segundo. Nos encontramos en la Casa Fernandini el mismo día que conversamos por teléfono y comenzamos a soñar mi boda juntas. Amó cada rincón de ese lugar mágico y comenzó a visualizar la distribución de las mesas y lo que contendría cada una.

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

Tania fue mi ángel. No necesité estar consultándole a cada segundo cómo iban los avances, porque ella es tan yo, que sentí que, al dejarla a cargo, todo saldría perfecto. ¡Y no me equivoqué!

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

No hicimos un moodboard o un prediseño digital, porque esta hermosa tenía la paleta de color clara. ¡Además, también estuvo a cargo de la decoración de todo el lugar! Así que me dejé sorprender el día de mi boda, incluyendo la variedad de quesos y dulces que habría.

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

Después de la ceremonia, ese 21 de noviembre, recién pude apreciar el extraordinario trabajo de mi churra. La mesa de quesos era una wash, decorada con arreglos florales, y Tani había jugado con tablas de madera, cubos, cestas de mimbre y una espectacular vajilla de porcelana, para darle ese toque glamoroso y elegante. Allí podíamos encontrar una amplia variedad de panes petit, francesitos, ajonjolí, ciabatitas, yema, integral, y otros decorativos, como trenzas, grissinis y campesinos.

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Miguel Ángel Bodas

Nos topamos con una diversidad de quesos, entre los que destacaban: gouda, dambo, queso a las finas hierbas, con pimienta, con orégano, blue cheese; y, en la charcutería: jamón del país, jamón serrano, jamón inglés, salame, cabanossi, prosciutto, rodeados de frutas frescas como: uvas verdes, rojas, melón, piña, fresas y sandía.

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

Los frutos secos fueron de los que primero atacaron nuestros invitados. Las pasas rubias, negras, pecanas, nueces, damasco y maní, ¡volaron!; y, las verduras frescas que le daban el contraste ideal a la mesa, también; así que pude ver por breves segundos al apio, el pepino chino y la zanahoria.

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Miguel Ángel Bodas

¡Se me hizo agua la boca solo de recordarlo! Y eso, que aún no les he contado sobre nuestra mesa de dulces, uff… ¡Todos se sintieron como niños debajo del árbol de Navidad! Un sueño total. Esa wash tenía un inmenso arreglo floral decorándola junto al menaje con tonos dorados, espejos, velas y vidrios. Las alturas fueron aplicadas a la perfección y destacaban las trufas y bombones: maná, mocca, chococereza, chocoaguaymanto, menta, maní, coco, baileys, toffee, entre otros. Los ganaches y mazapanes envolvieron a nuestros invitados y los permitieron deleitar su exclusivo paladar.

Foto Fuente: The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

Realmente, recibimos los mejores comentarios del catering. Todos lo amaron. ¡Ni qué decir de Javi y de mí! Cuando lo vimos por primera vez, nuestros ojos se llenaron de lágrimas porque no creíamos cierta tanta perfección, pero así era. Este resultado solo lo puede lograr Tania. Por eso, de aquí en adelante, ella será la encargada de todas nuestras celebraciones: el matri religioso, nuestros cumpleaños y definitivamente, en unos años cuando seamos papás, ella será la mente creativa del Babyshower.

The Vogue Wedding x Cometa Audiovisual

Si estuviera en otro país y se viene algo especial, ¡me la llevo conmigo! No les miento; así de perfecto es su trabajo que no dudaría en comprarle un pasaje de avión para que sea ella quien vele por cada detalle. ¡Es la más trome de todas! La amo.

Así que, si buscas superar tus propias expectativas en el evento que estás planificando, no dudes en contactarla. ¡Me lo agradecen luego!

No te olvides de seguirme en Instagram y Facebook. ¡Un beso!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *